Blog

Aprender idiomas

Aprender idiomas… ¿El eterno propósito?

Aprender idiomas: empieza un nuevo año y cómo no podía ser de otra forma, viene acompañado de largas listas de propósitos para cumplir a lo largo de los próximos doces meses. Perder peso, leer más o ir al gimnasio son algunas de las metas que nos fijamos cada 1 de enero, pero tal vez el absoluto ganador del dudoso premio al eterno propósito está relacionado con los idiomas. Son muchas las personas que cada año se proponen aprender una nueva lengua o darle al inglés ese empujón definitivo, pero la realidad es que muy a menudo nos cuesta cumplirlo.

Y parece que es algo especialmente extendido en España: a pesar de todos los años de estudio en el instituto, hasta un 45,8 % de los españoles no habla ninguna lengua extranjera, lo cual supone diez puntos más que la media de la Unión Europea, que se sitúa en un 35,3 % según una estadística de Eurostat. Esto hace que España sea el quinto país por la cola en porcentaje de hablantes de lenguas extranjeras. El hecho de que nos superen los británicos (65,4 %) no debería suponer un consuelo.

Otra estadística que no nos deja en buen lugar es el hecho de que solo un 5,2 % de los españoles hablan tres idiomas o más. Aquí, los que nos sacan los colores son los luxemburgueses, entre los que el porcentaje asciende hasta el 51,2 %. También nos ganan por goleada los belgas (26,9 %) y los estonios (25,7 %).

Independientemente de que queramos imitar las cosas buenas de nuestros vecinos europeos, lo cierto es que son muchas las ventajas derivadas de estudiar lenguas extranjeras. Si consigues manejarte con soltura en inglés, por ejemplo, tendrás muchos puntos de cara a conseguir un nuevo puesto de trabajo, podrás seguir sin problemas películas y series en versión original, te sentirás mucho más libre a la hora de viajar y el número de personas con las que podrás comunicarte aumentará exponencialmente. Y no solo con el inglés: ¿a quién no le encantaría poder disfrutar de una conversación en italiano en una trattoria toscana, escuchando canciones en esta preciosa lengua? ¿O ser capaz de pedir indicaciones en francés mientras paseamos por París? ¿O poder desentrañar el significado de esas interminables palabras alemanas al leer la carta de un Biergarten bávaro?

Además, ¿sabías que aprender idiomas es una de las mejores maneras de entrenar el cerebro? No solo desarrolla tu memoria y activa tus conexiones neuronales, sino que también te ayudará a mejorar tu manera de expresarte, tanto por escrito como de forma oral.

Por último, aprender  idiomas nuevos es una forma de aumentar la creatividad y la confianza en uno mismo, de descubrir otros mundos y culturas, de conocer gente nueva y de transportarte a otros países… Además, ningún idioma es imposible de aprender. Con constancia, y dedicación, cualquiera puede llegar a mantener una conversación en inglés, alemán, francés, italiano o portugués.

¿Será el 2019 el año definitivo? ¡Tienes doce meses por delante para conseguirlo!

Cursos de idiomas Lingua Viva idiomas